jueves, 30 de marzo de 2017

DIÁLOGOS CON EL RELOJ VIII: Con la luna en el tejado







                ¿A dónde vas tiempo? 
Tiempo que como el humo se evapora esclavo de los minutos, de las horas.
 ¡Qué extraño tu pasar, a veces tan plácido y sonriente, 
a veces,
 desvestido de todo  como la hoja de un cuchillo que araña el alma y se va!
            Tiempo que con la luna en el tejado me cuestionas a veces una mirada, un gesto, una voz… El silencio que agolpado en la garganta se hace nudo mudo como el adiós 
¡Y qué se yo!
                   Tiempo que converge y diverge en ese laberinto clandestino, que te dio por llamar  destino… mientras ibas deshojando las margaritas del perdón… ahora sí, ahora no.
             Tiempo de amor encadenado al olvido que aún pretende herir el pecho que un día anidó, pero  mientras le ahogo el latido y le apago la voz… 
Le digo no.
             Amor perdido en unos ojos que ya no se encuentran, en una palabra no dicha, en una caricia que ofende, en un beso que se esquiva… a veces por orgullo, otras por desidia… A veces solo por dolor. Amor que duele no es amor. 
Le digo no.
            Amor devorado por el roto de la costumbre, la memoria de la mentira, el abrazo que pincha, el apremio de la prisa, mientras la luna en el tejado dibuja sombras en las pupilas… 
Le digo no.
               Amor que olvidó  la poesía… Le digo no y es solo tiempo. 
Tiempo en el reloj de la vida mientras bailo, con la luna en el tejado, asolas en el viento… 
Asolas en el tiempo todo mi amor y yo.

Dama de seis

7 comentarios:

  1. Un amor/desamor que se ha licuado en el tiempo que fluye... Una bailarina bajo la Luna que es dueña de sí misma... Y una cadenciosa guirnalda de palabras que compone su mejor imagen. Me encantó.

    ResponderEliminar
  2. El tiempo no se detiene por nada... por nadie. El tiempo va. Adueñarse de si mismo es mantenerse fiel a la honestidad y pureza de corazón.
    Gracias por esas hermosas palabras, Rafael.
    Siempre es un inmenso placer encontrarte.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Es un placer Leer este blog y tu próxima novela, la deseo devorar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras y por estar ahí querida Gumer.
      Espero que mi novela cumpla con tus espectativas y que te regale muchas risas, que esa es la intención.
      Besos guapa y gracias.

      Eliminar
  5. El tiempo no siempre es un.aliado es el más mayor castigo!!.deseosa de que ese reloj se detenga o volver en esa máquina del tiempo a,ese pasado en el cual creemos que fuimos más felices y mejor persona... tiempo de deseos ,de incertidumbre , tiempo que es tiempo horas, minutos día, noche. Alegría, tristeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada le puede al tiempo, hay que tomarle la mano y caminar a su paso.
      Ciertamente, el tiempo no siempre es un aliado...El tiempo nos crece y nos madura, hasta desgastarnos en mayor o menor medida, pero es ley de vida.
      El tiempo que nada cura, nos enseña a convivir con nuestras heridas.
      El tiempo es solo tiempo, no podemos detenerlo, solo decidir como vivirlo.
      Un placer compartir este espacio contigo, Gumar.
      Abrazos.

      Eliminar

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.