lunes, 17 de diciembre de 2012

ASÍ, COMO TÚ. MUERTE.









Miro este mundo en su adormecido sentir,
impávido e inmutable frente a cada injusticia.
Será que está tan herido que ya nada le duele?
Así, como tú. Muerte.
Será la costumbre del hambre
que todo lo devora,
y sólo se sacia con sangre y lágrimas?
Así,  como tú. Muerte.
Miro, en este mundo mutilado de verdades,
 un insólito crecerse
de las semillas banales.
Así,  como tú. Muerte.
Y tengo miedo,  tiemblo…
 En cada te quiero que me acuchillas.
En cada beso con el que silencias mi grito,
desde la úvula de mi garganta viva,
en el tensar de las cuerdas con las que vibro
que  aclaman y escriben que  si, que vivo.
Impasible e inmutable.
Así, como tú. Muerte.
Arropada en el manto del tiempo,
en un fluir a contracorriente,
es  así, que  desgarras  en el  alma
y acaricias la carne dulcemente,
es así , ese morirse, lenta,  lentamente.
Y duele,
duele ese vacío de los que partieron para siempre.
Porque nada hay en mí de impasible,
nada hay en mí de inmutable.
Así, como tú. Muerte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.