sábado, 13 de abril de 2013

MATICES





Voces, ecos oscuros sin rostro
 que se filtran por las ventanas
y le prenden fuego al aire,
luego, todo se hace irrespirable.
Camino a pies desnudos
sobre los espinos de los probables
mientras dibujo los contornos
de un semblante que no habita nadie.
Acopio silencios en latidos
y latidos en coágulos de sangre.
Me llega un tímido te quiero
cada vez que la herida sangra y se abre,
reverberación de un iris perdido en el desierto
cuya pupila, de vez en cuando,  esculpe mi imagen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.