lunes, 11 de noviembre de 2013

GRIETAS






 Hace tiempo que dejé de sentir el miedo
colándose por cada pliegue de piel  
hasta ahogar el alma,
como filtra la tierra el agua
en lagunas subterráneas.  
Alza la voz  en la distancia
hasta romper las cuerdas de tu garganta.
Aprieta los puños,
 afila tus espadas… 
Huérfana soy y madre mutilada.  
Más presta atención a no abocar tu ira
sobre el fruto de mis entrañas,
o procurarle la más mínima de las heridas.
La sangre, ni aún helada, se transforma en agua.
 Y yo que nunca juro… ¡Esta vez, sí… te juro!

2 comentarios:

  1. El verdadero poder consiste en superar los miedos. Determinación y energía se dan la mano en tu poema. Y la imagen preciosa: un "pensamiento" brotando en el asfalto, alegoría de belleza.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Rafael, me complace el modo en que interpretas y comprendes lo que escribo , aún más allá de las letras. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.