jueves, 28 de noviembre de 2013

MEDITACIÓN BREVE







   Hace algún tiempo  viajé hasta Rennes le Chateau .  ¿Qué fui a buscar allí? …  A pesar de que creía saberlo, sólo un año y medio después, puedo darme cuenta de que independientemente de mi búsqueda,  me encontré con las respuestas para lo que no tenía preguntas…   Extrañamente había encontrado un fin para lo que no tenía un  principio….  
Cinco días antes de ese viaje, hice otro, breve e improvisado a un lugar ignoto del que sólo pensaba recabar la fotografía de un excelso paisaje… Allí encontré un  caudaloso río cuyo rumor acompañaba mis pasos, un lago donde se miraban las nubes, un bosque de musgos, una sombra sin nombre empapada de lluvia… Un potro en un prado acariciado por el último sol de la tarde.  El negro azabache de la noche cuando sólo una estrella  ilumina. Encontré un principio de contrasentido para lo que no tenía un fin… Y encontré preguntas. Preguntas  para las que tal vez un día, encuentre también   una respuesta….
Mientras, cada historia sigue su curso como el río y la vida sigue… conmigo en la cascara de nuez que tengo por navío.  

2 comentarios:

  1. En un lugar tan poético como el que describes quizás las preguntas son en sí mismas respuestas... y no hace falta nada más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael. Las almas poetas tendemos a ponerle corazón a las piedras, eso, no quiere decir que lo tengan, verdad? . Seguramente, otros ojos que no fueran los míos , habrían visto algo muy distinto.
      Besos.

      Eliminar

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.