jueves, 1 de septiembre de 2011

HABRAS DE DESPERTAR



Habrás de despertar de este sórdido sueño
y se fundirá tu mirada en mis ojos
como el mar se funde en el océano.
¿Quién enfrentó la Luna al Sol
cuando puede caminarse el cielo entero?
¿Cómo puedo explicarle a tu corazón
lo que en la noche con tu alma converso?
¿Cómo decirte que tengo la llave
de la puerta que cela tus silencios? ,
que cuando camino
descalza por tus pensamientos,
sin hacer ruido te envuelvo
en el pulsar del agua, la tierra y el fuego.
Que de mí se enamoró el mar
una fría tarde de invierno,
él le pone  brazaletes de coral
a las noches que no te tengo,
me pinta lunas en la oscuridad
y le pone caracolas a mi pelo…
Pero ruge y brama el mar
porque sabe que solo a ti te pertenezco.
Ruge enfurecido y brama el mar
cuando no puede borrar tu huella de mi pecho.
Habrás de despertar de este sórdido sueño
para encontrar en mis manos las caricias
que  disipen tus dudas y sofoquen tus miedos…
Te dejaré entonces navegar
por lo largo y ancho de mi cuerpo,
 porque sin agua la tierra es un árido desierto.
Sirena me encontrarás
si tu quieres ser marinero,
pero primero,
pregúntale a tú alma que es lo me cuenta
 cuando tu duermes y ella me despierta.
Pregúntale a tu alma que es lo que le cuento
cuando viene de noche a mi encuentro.

2 comentarios:

  1. Pregúntale a tu alma... tantas cosas que preguntar y tantos silencios que escuchar cargados de verdades que a menudo preferimos obviar.

    Delicado y precioso Dama.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus cálidas palabras Martin ... muchas son las voces del silencio, pero no hay duda que en ellas se esconde la verdad.

    Besos.

    ResponderEliminar

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.