miércoles, 5 de noviembre de 2014

CIUDADES




                        Octubre empezó regresándome a Italia, cuando aún bailaban en mi retina las vistas aereas de Croacia y los tejados rojos de Dubrovnic. 
                        El aeropuerto de Malpensa, mantenía su olor a viejo en el sobrio verde-oscuro de paredes de posguerra. El reencuentro con las costumbres y la lengua fué de sopetón.
                         La Estación Central, majestuosa, permanentemente en obras, seguía alzando sus cupulas de acero al cielo, en ostentación del poder fascista por orden de Mussolini. Un cruce de vias y poderes, de trenes en un laberinto de arribas y abajos, de estaciones, metros y distancias. 
                          Había regresado a Milán unos cuantos siglos más tarde. O eso creía yo.  Porque el  andar por aquellas calles, antaño a diario transitadas,  por otros motivos y en otras circunstancias, en algún momento... me hizo temblar el corazón. Acababa de alzarle la cubieta a albún de incontables páginas,  y las imagenes se derramaban ausentes, sin rostro y sin voz, hasta que... De aquel parque de suelas gastadas, de pañales y biberón, danzando en las partículas del tiempo, resurgían las risas y las lágrimas que dejé olvidadas en el cajón de la incomprensión.  
                          No había cambiado el otoño. Casi nada había  cambiado, salvo yo.  Las aceras, ni más estrechas ni más anchas, ni más cortas ni más largas, seguían cubriéndose de crujiente  hojarasca. El cappuccino  y el café, venían, como siempre, acompañados por un bombón, bajo el mismo telón de cielo gris. Pensé entonces, en las veces que en aquel pasado, ansié el sol y el horizonte azul del mar. Mi mar.  Mientras, año tras año, veía como  el otoño se vestía en la niebla. Como la nieve de invierno  cubría por completo los jardines de blanco y el viento del norte, soplaba demasiado helado por ventanas y  rejas.  Más adelante,  llegarían las templadas lluvias que harían crecer ,en verdes ramas la primavera y  como un milagro,  despuntarían otra vez, flores entre la hierba.  
                           En esta ocasión, Milano, me aparecía más sosegada y hermosa…  Quiza fuera  porque comprendiera, que sólo se perdona, aquello que no tiene memoria.   


Dama de seis.



4 comentarios:

  1. Muy bellamente escrito, transmites gran serenidad. Haces las paces con tus recuerdos y se nota... Un abrazo, Antonia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafael. No podemos desprendernos del pasado, a fin de cuentas es lo que forja nuestro presente. El tiempo no cura nada, pero nos enseña a vivir con aquello que fué. Así que, mejor llevarse bien con los recuerdos. Un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  2. un grande amore non dura una vita,ma, te la cambia per sempre..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Certamente. Anche se io sono dil parere che grandi amori, quelli veri, cappitano una sola volta nella vita, é altretanto certo che a nulla serve tutto il grande o vero di questi amori... Se i destinatari non gli apprezzano. L'amore si capisci dal cuore.

      Eliminar

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.